SISTEMA PREVENTIVO

 

Las obras Jadilopistas hemos heredado y nos sentimos continuadores(as) del estilo pedagógico de educación llevado a cabo por nuestro Padre Fundador el Siervo de Dios José Anastasio Díaz López, estilo original en la historia de la Pastoral, pues se fundamenta en el misterio del Corazón de Jesús.

LA AMABILIDAD: relación educativa.

 

Nuestra pedagogía se basa en el amor que es la caridad concreta y verificable. Presencia amorosa y animadora del desarrollo y progreso moral, espiritual, cultural de los alumnos.

 

   -Amar a los alumnos y se den cuenta de que se les ama.

   -Ser animadores, estimulando el compromiso en la vida humana y cristiana.

   -Fomentar relaciones de empatía.

   -Llevar a los alumnos a la interiorización de valores e invitarlos a la responsabilidad en su vida diaria.

 

Nuestro Padre José Anastasio dice:

 

Procuren ser finos en su trato con las personas y alumnos para que los atraigan hacia Nuestro Señor.

 

1.- Ambiente de Familia

El maestro Jadilopista no sólo deberá trabajar para los alumnos, sino, vivir en medio de ellos; favoreciendo un clima de familia. De esta forma creará el ambiente de permanente alegría y facilitará el trabajo intelectual.

AMABILIDAD

RAZÓN Y RACIONABILIDAD: presencia educativa.

 

Es fundamental la presencia personal, amistosa que estimule y guíe la maduración del alumno en un clima de plena libertad.

 

   -Ayuda a los alumnos mediante el diálogo para que actúen por convicción.

  -Hacer la corrección educativa desde la razón, la religión y la amabilidad, escogiendo el momento oportuno y jamás en público, la corrección eficaz cuando el alumno comprende que la ha merecido.

   -Ser prudente agotando todos los medios antes de castigar y éste no sea físico.

   -Procurar hacerse amar de sus alumnos si quiere hacerse respetar, así, el no darle una muestra de benevolencia, es castigo que anima y jamás deprime.

  -Si para los alumnos es castigo lo que se hace pasar por tal, entonces una alabanza a quien la merece o una palabra de reprobación a quien olvida su deber, constituyen ya de por sí un gran premio o castigo.

 

Nuestro Fundador recordaba:

   -Mantener ecuanimidad de carácter y cuidar de no corregir con exceso de ira y menos con palabras que los desedifiquen.

   -Las correcciones deben ser justas y oportunas inspiradas por la caridad y el deseo del bien de los alumnos.

 

I.- Ambiente de libertad y trabajo

 

a) Disciplina preventiva

La disciplina es marco imprescindible para la superación académica y la formación de la voluntad; disciplina preventiva no represiva; sana, humana, adaptada a las necesidades de los alumnos; una disciplina que sirva a la educación, que colabore tenazmente para que el alumno aprenda a conducirse por sí sólo algún día.

 

“Jadilop” insiste en:

   -“No dejar solos a los alumnos tanto en clase como a las horas de recreo; cuidar de ellos para evitar el mal.”

 

b) Responsabilidad profesional en servicio a los demás

El conocimiento de los programas de estudio junto con la preparación cuidadosa de las clases, aseguran al educador Jadilopista el empleo útil y productivo del tiempo y un adecuado rendimiento escolar.

 

Nuestro Padre José Anastasio Díaz López insiste:

-Como maestro Jadilopista debe dar al estudio muchísima importancia.

-Dar las clases bien preparadas y bien estudiadas y bien oradas.

-Procurar estar convenientemente preparados.

RAZÓN

RELIGIÓN Y ESPIRITUALIDAD: Vida en Dios

 

Consiste en la vivencia de la fe católica reconociendo a Dios como Padre y la modelación de la existencia conforme a esta convicción.

“Formar buenos cristianos y honrados ciudadanos”; mirando por la “salud, sabiduría y santidad” de los alumnos y se propone un estilo de vida que incluye alegría, estudio y piedad.

 

   -Llevar al alumno a una concepción religiosa de la vida; síntesis entre fe, cultura y vida.

  -Dar una sólida educación catequística.

    -Promover la práctica religiosa de oración y vida sacramental intensa respetando siempre su libertad.

  -Acompañar a sus alumnos en el compromiso apostólico personal y grupal.

   -Proponer con coherencia de vida un camino personal de santidad, descubriendo la vida como lugar de encuentro con Dios.

 

Nuestro Fundador insistía:

   -Procuren que los alumnos practiquen la religión (vida cristiana).

   -Aprovechen prudentemente las circunstancias para infundirles la piedad y el temor de Dios.

   -Tengan mucho empeño inculcarles el amor a Dios, a la Santísima Virgen y a los santos.

   -Procuren formarles el corazón a la vez que instruirlos y educarlos.

   -Procuren que no falte la comunión mensual en sus alumnos y que aprendan a confesarse.

   -En cada cambio de clase dirán una jaculatoria y una máxima moral.

   -Enseñen a sus alumnos a hacer oración y a practicar el examen de conciencia.

   -Hagan un examen de previsión sobre el modo de tratar a los alumnos, en especial cuando tengan alguna dificultad en su grupo.

   -Al empezar la clase invocarán al Espíritu Santo.

 

1) Ambiente de fe

Amor profundo al Corazón de Jesús y especial devoción a la Virgen de Guadalupe.

Nuestro servicio educativo y evangelizador promueve a hacer crecer el amor profundo al Corazón de Cristo y a la Virgen María; tiende a formar auténticos apóstoles de su Corazón por el testimonio de vida, por la dedicación a la catequesis y el apoyo a las actividades y movimientos apostólicos por parte del maestro.

 

a) Testimonio de vida

   -Dar testimonio coherente de vida a sus alumnos.

   -Practicar la vida cristiana, la oración y acercamiento a los sacramentos.

   -Vivir el año litúrgico con motivación y compromiso personal y comunitario.

   -Por todos los medios posibles amar y hacer amar al Corazón de Jesús y honrarlo en particular todos los viernes, especialmente los primeros de cada mes. Los días doce honraremos a la Virgen de Guadalupe.

 

b) Dedicación a la Catequesis

   -Buscar una autoformación teológico-bíblica, eclesiológica, catequética, pastoral y fundamentarse en Doctrina Social de la Iglesia.

   -Inculturar el Evangelio en las diferentes asignaturas.

    -Dar contenidos graduales y progresivos sobre espiritualidad del Sagrado Corazón y de Santa María de Guadalupe.

   -Quien imparta la clase de Educación en la Fe, prepárese a conciencia y hágalo con verdadero celo apostólico.

 

c) Apoyo a las actividades y movimientos apostólicos

   -Despertar el espíritu apostólico que dinamice su labor como maestro Jadilopista.

   -Colaborar con el Colegio en actividades apostólicas.

 

RELIGIÓN

Derechos reservados

© Establecimiento Cultural Hidrocálido A.C.

 

Tel. 976 13 00

Aviso de Privacidad

COLEGIO

ESPERANZA