NUESTRO ORIGEN

El Señor Canónigo Don José Anastasio Díaz López, el Padre Díaz, como fue conocido en la ciudad de Zacatecas, nació el 15 de abril de 1858 en la ciudad de Aguascalientes; fueron sus padres Don Canuto Díaz y Doña Ma. de Jesús López.

 

Al mes de nacido quedó huérfano de madre, ocupándose de su educación Doña Carlota Romo, su abuelita paterna. Al casarse de nuevo su padre, pasó al cuidado de su madrastra Doña Rafaela Morán, quien fue para él una verdadera madre.

 

Fue bautizado y confirmado en su ciudad natal. Sus estudios sacerdotales los realizó en el Seminario de Guadalajara primero, y luego en el de Zacatecas.

 

Recibió el sacramento del Orden a la edad de 23 años en la Catedral de Zacatecas el 10 de agosto de 1881, de manos del Sr. Obispo Don José María del Refugio Guerra y Alva. Su labor sacerdotal la realizó toda en la ciudad de Zacatecas, diez años en el Seminario como maestro de canto y prefecto de disciplina, y catorce años en el barrio del ferrocarril central.

En ambos lugares desplegó un gran celo apostólico, siendo el centro de sus actividades la propagación del culto al Sagrado Corazón de Jesús por quien realizó obras notables. En el Seminario fundó la Hermandad de Esclavos del Sagrado Corazón de Jesús, estableció la Guardia de Honor del Sagrado Corazón de Jesús, construyó la primer Capilla en la Diócesis dedicada al culto del Sagrado Corazón, edificó también el Templo de la Purísima e inició la Catequesis semanal infantil en los templos.

En el Barrio de la Estación construyó el Santuario a la Virgen de Guadalupe, fundó tres escuelas gratuitas, la Congregación religiosa de Hijas del Sagrado Corazón de Jesús y de Santa María de Guadalupe, un Asilo para niños pobres y huérfanos y como complemento al Asilo talleres de imprenta, encuadernación, carpintería, zapatería y herrería.

Por su labor fue conocido como “APÓSTOL DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS” y “BOSCO ZACATECANO”.

Después de llevar una vida de oración, penitencia y trabajo intenso, contagiado de tifo murió en la ciudad de Zacatecas a las dos de la mañana del 06 de septiembre de 1905 a la edad de 46 años. Toda la ciudad se conmovió ante la noticia de su deceso, y su cuerpo fue acompañado al cementerio por personas de todas las clases sociales. Dieciséis años más tarde, el 26 de julio de 1921 sus restos fueron exhumados y llevados al Santuario que él construyera en el Barrio de la Estación. El día 24 de junio de 2003, festividad del Sagrado Corazón de Jesús, fue exhumado por segunda ocasión los restos del Siervo de Dios fueron trasladados del baptisterio a la capilla de Nuestra Señora del Carmen, construida por él mismo en el Santuario de Guadalupito.

Numerosos son los favores que se han recibido por su intercesión, el 19 de noviembre de 1998, fecha de la apertura de la Causa del Padre Díaz, la Iglesia le confirió el título de Siervo de Dios. Es este el primer escalón para llegar a los altares. El siguiente título es Venerable y, cuando Dios concede un milagro por intercesión del Siervo de Dios, la Iglesia lo declarará Beato. Finalmente, y comprobado un segundo milagro, la Iglesia eleva al Beato al honor de los altares, declarándolo Santo.

Derechos reservados

© Establecimiento Cultural Hidrocálido A.C.

 

Tel. 976 13 00

Aviso de Privacidad

COLEGIO

ESPERANZA